martes, 21 de octubre de 2008

Agustina de Alba, sommelier del año


Es porteña, tiene 20 años y rasgos aún de adolescente. Pero ostenta un título que la llena de orgullo: es la mejor sommelier argentina del año, crédito que se ganó en la última edición del concurso "Vino argentino, un buen vino", organizado por la Asociación Argentina de Sommeliers (AAS).
"Siempre estuve muy segura de todo lo que sabía, pero realmente no me lo esperaba", contó a LA NACION cuando recibió la noticia, hace exactamente dos meses, luego de vencer a los otros tres finalistas que dieron examen ante un auditorio con más de 300 personas, en el hotel Four Seasons.
Para llevarse el título de mejor sommelier debió superar "un examen bastante difícil, sobre todo, el escrito". Entre otras exigencias, tuvo que describir varios vinos y acertar su variedad de uva, año y origen; también el nombre de cinco bebidas espirituosas servidas en copas negras; aconsejar maridajes a ficticios comensales y justificarlos.
"También descubrir los errores en una carta de vinos y dar la respuesta correcta", contó.
Pero el interés de esta joven por el vino, en realidad, comenzó en 2003, con apenas 15 años. "A esa edad nunca había probado vino, obvio, pero en un viaje de vacaciones a Mendoza con mi papá fuimos a San Rafael y recorrimos el Valle Grande, un lugar de ensueño. También hicimos las visitas de rigor a las bodegas: fuimos a Suter y a Bianchi. Y nunca me olvidé de ese lugar".
Tanto que, Agustina volvió al año siguiente y quiso quedarse a vivir, pero ante la negativa de sus padres debió conformarse con unos pocos días de visita cada verano. "Cuando cumplí los 18 volví y me quedé por tres meses trabajando en un restaurante". Al regresar de Mendoza, ya no tuvo dudas y decidió que quería ser sommelier , por eso se anotó en la Escuela Argentina de Sommeliers". Terminó la carrera en diciembre de 2007, y se recibió con mención de honor.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Habitualmente las mujeres no prestan atención a los estímulos del vino, fuera de mas o menos calidad. Bueno sería que por un interes propio comenzaran a prestar atención a las delicias del vino, a los hombres nos gusta compartir valoraciones de este tipo, aunque no lleguemos al nivel de un sommelier, pero tomar un vino de 15 pesos no es lo mismo que uno de 60 o 90.

Anónimo dijo...

Salud por las mujeres que disfrutan del buen vino, que afortundamente son cada día más. Felicitaciones por el blog.

Anónimo dijo...

Nunca me hubiera imaginado al sommelier del año como una chica de 20 años. Parece ser que el buen paladar no siempre depende de la edad.

NFL.com.ar dijo...

Cuántas copas de vino pudo haber bebido Agustina de Alba en toda su vida? Habrá llegado a tomar el 1% de lo que tomó, por ejemplo, Brascó?

Que no mientan más, es absolutamente experimental la cata de vinos, este somelierilaje es una chantada más del garketing.

Muy bueno el blog, aguante el vino.