miércoles, 19 de noviembre de 2008

Defendamos el clarete: porque no todo es blanco, tinto, ni rosado


¿Nunca se han preguntado por qué el clarete es una bebida tan desprestigiada? Si se habla de vinos de calidad, uno siempre piensa en el vino tinto, muy atrás piensa en el , y si piensa en el rosado ya es de sospechar. Pero del clarete, ni se habla.


Aclaremos que el clarete es un vino que se elabora de forma muy similar a como se hace el vino tinto, realizando una fermentación con hollejos, pero con una proporción importante de uvas blancas. Así, el clarete queda con un color de un tinto muy suave.


Aclaremos que un clarete no es lo mismo que un rosado, ya que los se elaboran de una forma diferente. Sus diferencias son tanto a nivel organoléptico como a su forma de elaboración. En el vino rosado, el fermenta sólo en fase líquida, sin su fase sólida (hollejo y pepitas), mientras que el clarete sí lo hace. El clarete se vinifica como un vino tinto, el rosado no.


Sea por su sabor astringente, o porque precisa un olfato menos refinado, o porque su color no es tan atractivo, el clarete no tiene una imagen muy prestigiosa. Digamos que es una injusticia, ya que muchas personas se pierden de probar un vino realmente intenso y disfrutable, solo por el hecho de que se lo ve como un vino “chabacano”.

5 comentarios:

Luis dijo...

En La Rioja se denominaba “claretes” a los vinos que por su envejecimiento perdían parte de su color, pero esta denominación ya ha dejado de utilizarse.

Andy dijo...

Es hora de dignificar al vino clarete! De darle el espacio que se merece, el prestigio que tantos profesionales del vino le han quitado a base de críticas. ¿Por qué no intentarlo?

Mike dijo...

Son como los vinos blancos hechos a partir de uva negra?

Nico dijo...

Hay un dia en la rioja, que lo llaman el dia Claretiano, en honor al vino Clarete.

Anónimo dijo...

definitavamente no! no defendamos al clerete! todo es tinto, en su defecto blanco, depende con que comida se lo acompañe